Playas cerca de Pisa, Italia

Playas cerca de Pisa Bocas de pato

Luego de estar unos días en Edimburgo (pronto haremos un post de ahí), nos correspondía conocer la bella Italia! Queríamos alojarnos en un pueblo cerca de Pisa, pero también queríamos conocer las playas de Italia… fue así como llegamos a una de las playas cerca de Pisa!

Playa cerca de Pisa: marina di pisa

Mi sueño siempre fue poder viajar a Italia, pero jamás me habría imaginado que estaría allí casi dos meses.

Comenzamos nuestra visita llegando al aeropuerto de Pisa, un recinto pequeño y ubicado muy cerca de la urbanización. Llegamos tipín 21:00 hrs y necesitábamos un chip para poder comunicarnos con el dueño del lugar en el que nos hospedaríamos.

Comenzamos mal… habíamos tenido una pequeña discusión con Beño por una lesera (que ya ni recuerdo) y andábamos los dos medios carneros después de nuestro paseo en avión.

Cabe mencionar que odiamos los aeropuertos! Tanto trámite y burocracia para poder viajar… en fin! Ya haremos un post solo para descargarnos sobre ese tema 🙂

La cosa es que logramos por fin obtener un chip y averiguar cómo nos podíamos movilizar en la ciudad, pero se había hecho tarde. Nos quedaba la opción de un taxi o un bus que por la hora, quizás ya no pasaba.

Fuimos donde los señores taxistas y los despachamos inmediatamente. Nos sentimos turistas por primera vez!! Señores sinvergüenzas! Nos quería cobrar un ojo de la cara por llevarnos a nuestro destino. Así que no, no, no. Tuvimos que caminar unos 500 mts. para el paradero, con dos maletas, felices!

Al llegar al paradero, nos dimos cuenta que el bus, que nos servía para llegar a Marina di Pisa, no pasaba hasta las 23 hrs. Teníamos hambre y estábamos muy cansados.

Beño le avisó al caballero. Ya estábamos resignados a tener que esperar una hora en ese paradero.

Pero… siempre sale alguien gentil en nuestro camino 🙂

El señor, muy amablemente, nos envió un mensaje diciendo que le señaláramos dónde estábamos y él nos iba a buscar, así que sólo tuvimos que esperar unos minutos hasta su llegada.

Llegamos a Marina di Pisa, pueblo que quedaba a unos 20 minutos, en locomoción, de Pisa.

El clima en Marina di Pisa era algo así como Isla de Pascua… húmedo y caluroso! Pero perfecto! Pasados unos minutos de adaptación, nuestros cuerpos se encontraban totalmente agradados.

El depto que habíamos arrendado por Airbnb Italia se encontraba a unos metros de la playa, que por ser de noche, no podíamos apreciar.

Aun teníamos hambre!

¿Qué hacer en Marina di Pisa?

Durante el camino, le preguntamos al caballero (no recuerdo su nombre, pero le pondré Julián)… le preguntamos a Julián, si habían restaurantes cerca del depto donde pudiésemos comer algo. Nos miró con cara de cagaron! Era muy tarde y a pesar de estar lleno de locales de comida por ahí, dudaba encontráramos algo con cocina abierta que nos pudiese alimentar.

No perdíamos la fe. Conocimos el depto, que era bastante playero. Lindo y cómodo.

Tenía un balcón 🙂 Jajajajaja

Salimos inmediatamente a ver si había algún restaurante abierto, pero nada! Estaban abiertos, pero la cocina cerrada y no teníamos nada para comer. Menos mal yo me había traído de Edimburgo unas galletas que habíamos comprado y pudimos comer eso al llegar.

Aprovechamos de escuchar el mar e imaginarnos como sería al amanecer. No sabíamos si el agua era cálida o fría, ni si en realidad nos podíamos bañar ahí.

Al día siguiente, fue una sorpresa! Típico de nuestros viajes 🙂

Despertamos con las campanas de una iglesia que podíamos ver desde nuestra ventana. Debíamos ir al supermercado a comprar cosas para desayunar, así que rápidamente partimos a la calle.

Una playa gigantesca!!!! mucha gente bañándose, pero siempre quedaba un espacio para poder disfrutar. Sin lugar a dudas, una de las mejores playa cerca de Pisa.

Yo lo único que quería era meterme al agua! Pero Beño me recordó que primero debíamos ir al supermercado y luego en la tarde podíamos ir.

Llegado el momento, era simplemente feliz. Agua cálida! Pero cálida, cálida! Las playas en Pisa me estaban sorprendiendo enormemente!

No habían olas, por lo que era una piscina con agua tibia 🙂

Al comienzo íbamos con tantas ganas, que olvidamos la Gro Pro para sacarnos fotos dentro del agua, pero mi Beño se sacrificó y partió con mis chalas a buscarla. De todas formas quedaba muy cerca el depto, a solo unas cuadras.

Habíamos encontrado un pueblo con playa cerca de Pisa que se convertía en un lugar de ensueño. Clima perfecto y una playa hermosa para disfrutar esos días. Lamentablemente, íbamos por pocos días, sólo 3, ya que aún nos quedaba mucho por recorrer.

Consejos para visitar Marina di Pisa, Italia

Si alguna vez tienen la posibilidad de ir, no olviden llevar cocaví, porque realmente no hay negocios. Un supermercado y muchos restaurantes, pero que son un poco costosos, al menos para nuestro bolsillo viajero.

El día domingo había en sus calles una feria enorme, llena de ropa y cosas para el hogar, además de frutas y verduras. Ahí nos compramos unos calcetines que nos hacían falta 🙂

Disfrutamos solo un día la playa y luego nos tocaba visitar Pisa, obviamente para conocer la famosa Torre de Pisa.