Cuidar casas a cambio de alojamiento – Experiencia TrustedHouseSitter Escocia

cuidar casa a cambio de alojamiento Bocas de Pato

Una muy buena opción para viajar esperando los resultados de mi visa Working Holiday Suecia, fue TrustedHouseSitter… como les comentamos en un post anterior, nos inscribimos en esta página y nos decidimos a cuidar casas a cambio de alojamiento gratuito.

 Cuidadores de casa en Dundee-Escocia

Habíamos visto algunas fotografías del lugar en el que viviríamos durante 3 semanas y sabíamos que tendríamos que cuidar mascotas.

Viaje de Londres a Escocia

Partimos en bus desde Londres a Dundee… para mí, fue un viaje eterno! Eran aproximadamente 6 horas y de noche no notaríamos tanto el viaje. Lo que sí noté fueron los olores!

Sinceramente es un tema para mí aquí en Europa… No logro entender cómo es que hay tanto olor a axila!!!! Pasa desapercibido cuando debes viajar trayectos cortos o solo se cruza por segundos alguien con mal olor, pero cuando debes viajar en un bus cerrado durante 6 horas… el tema es distinto!

Bueno, Bernardo intentaba distraerme y me hacía reír… hasta que finalmente nos dormimos!

Al despertar el paisaje había cambiado rotundamente, pasamos de ver cemento a todo verde! Era hermoso!

Llegamos muy temprano a Dundee, a eso de las 08:00 am y en la estación de buses estaba Claire 🙂

Nuestra experiencia cuidando casa

La dueña de casa es una mujer estilosa! Caminaba más rápido que nosotros y sabía algo de español y otros idiomas… no se quedaba jamás tranquila! Cariñosa y atenta.

Nos llevó a su casa, la cual era mucho más de lo que esperábamos! Típica casa inglesa.

Nos recibieron con un desayuno tradicional, que no fue de mi agrado, pero me lo comí igual. Para mi gusto era mucha grasa… mucho para ser un desayuno, de esos que yo acostumbraba … con quequito y pancito con jamón jajajajja

Ahí conocimos a su esposo y  sus mascotas, que estarían a nuestro cargo: Flora y Maisy.

Flora tiene 12 años y Maisy la mitad. Son madre e hija y completamente distintas. Con el paso de los días descubrimos sus personalidades y cómo llevarnos con ellas.

Al frente de la casa teníamos un parque gigante que nos permitía tener caminatas con ambas y disfrutar del aire libre

.experiencia TrustedHouseSitter

Así fue como después de casi una semana los dueños de casa se fueron a París y nos dejaron a cargo de su hogar.

Si me preguntaran que cosas recuerdo de esta experiencia, diría que son tres y de las cuales les contaré a continuación:

Consejos para cuidar casa a cambio de alojamiento…

Cuidar una casa no es tarea fácil. Teníamos una rutina que seguir con Flora y Maisy que consistía en sacarlas a pasear dos veces al día. Claire nos había dejado dos opciones de caminata, pero obviamente nosotros buscamos más y variábamos cada día, para no aburrirlas a ellas y menos nosotros. Sacarlas a pasear era salir de nuestra rutina también… aprovechar de hacer ejercicio y conocer.

Teníamos el Río Tai cerca y dos de nuestras caminatas eran cerca de él. Sin lugar a dudas, Dundee nos sorprendió. Muy tranquilo y verde 🙂

Flora y Maisy fueron unos personajes! La mamá tenía su territorio en la casa, donde su hija no podía estar, porque la sacaba cascando de ahí. Era bastante mañosa y solitaria y con lo único que la animaban, eran los biscuits que le dábamos luego de casa paseo y si se portaban bien. Por lo tanto, bastaba con que mencionáramos el “Vamos?” y Flora cambiaba su genio. No le gustaban mucho las caricias y en la casa pasaba durmiendo, pero cuando salía… Uffff!

Beño la llevaba siempre que salíamos, porque a mi no me hacía caso. Nada! Y me estresaba, porque cada vez que veía un perro, se trastornaba! Chora con cualquier especie! Daba lo mismo si era pequeño o grande… ella iba a atacar igual. No se creía perdedora por ningún motivo.

Mascotas traviesas…

Una vez salimos muy tarde a pasear y estaba oscuro… pésima idea! Solíamos pasearlas sin correa, ya que estaban acostumbradas, pero como Flora era más viejita y ya un poco ciega… se desorientó! Beño le gritaba y le gritaba, pero ella en vez de acercarse a la voz, decidió partir a la casa!!!! Al parecer sabía el camino de memoria y rajó! Nos dio muchos sustos durante los paseos con sus salidas de chora y su carácter desobediente con nosotros, casi como una abuelita rebelde.

Maisy, por el contrario, era dulce y sumisa! De ella me encargaba yo 🙂 andaba siempre al lado de uno y cuando la llamábamos se arrastraba!!!! En las mañanas nos iba a despertar a la cama y no regañaba con nada.

Esas tres semanas hicieron que nos encariñáramos mucho con ellas… aprendimos a conocernos y nos entregaban mucho amor.

Pero las responsabilidades no terminaban con ellas… estaba la casa! Fácil si no ocurrían incidentes… pero como somos Beño y Cami… nos ocurrieron! Jajajajaja

Peligros en casa!

Recuerdo que habíamos terminado de almorzar y nos iríamos a tirar a la cama un rato para reposar… de pronto, escuché un sonido extraño en la cocina, era como si hubiese agua corriendo. Le dije a Bernardo, pero me dijo que era normal, alguna cañería o algo.

No me quedé tranquila, así que le pedí bajara al sótano, donde se encontraban todas las instalaciones y lavandería de la casa… volvió y me dijo que no había nada, que si quería fuera yo también y así me quedara tranquila.

Así que partí… Miramos y ahí estaba!!!! de la parte superior de una esquina salía y salía agua por una cañería. El agua se iba no sabíamos dónde, pero teníamos claro que no era normal.

Beño se subió a unas cosas que habían ahí y empezó a mirar. Yo tenía que iluminarlo con su celular, porque el sótano era oscuro, pero no duré mucho tiempo, porque cada vez que me miraba lo veía ahogado con el agua, todo mojado!!! Me entró el desespero. Qué haríamos?

Tenía que cortar el agua. Así que lo dejé ahí y partí a ver donde podía cortar el agua. Nadaaaa! No encontraba ninguna llave como en Chile, de esas de paso que cortan toda el agua.

De repente, bajo y Beño ya no estaba… jajajajaja comencé a llamarlo y no aparecía. Había ido donde los vecinos a pedir ayuda. Se había dado cuenta que solo no podríamos. El agua corría y corría… pero no era un poquito… era como una cascada!!! Horrible!

Llegaron los vecinos y comenzaron a ayudar a Beño, pero no lograban, entre dos, cortar la cagá que estaba quedando. Yo… no sabía qué hacer! Cómo ayudaba?

Llamaron a un gásfiter y demoraría un poco en llegar. Así que mientras, seguíamos intentando conectar ambas cañerías que se habían soltado, pero al momento de tenerlas juntas, explotaban por la presión del agua. Era imposible.

Beño y el vecino estaban empapados! El sótano comenzaba a inundarse, porque el agua había aparecido ya! Subí las cosas a muebles altos para que no se mojaran, intentando salvar lo más posible y pensando que esto sería una catástrofe… los dueños de casa no nos respondían los teléfonos.

De repente, llega el gásfiter… le preguntamos que cómo podíamos cortar el agua… y no me creerán… saca un fierro de unos dos metros y en calle, ubica una tapa… la abre, mete el fierro y lo gira.

Se suponía que debíamos tener ese fierro? Hasta los vecinos estaban sorprendidos. Nadie nunca parecía había intentado cortar el agua, porque no estaban al tanto de cómo se hacía.

Finalmente, en dos minutos el profesional tenía la inundación estancada por fin!

Muy agradecidos de los vecinos quienes acudieron inmediatamente a ayudarnos y pagaron el gásfiter, mencionándonos que luego, ellos lo verían con los dueños de casa 🙂

Pensamos que ellos luego se molestarían, pero estaban más agradecidos que nosotros!!! Les habíamos salvado la casa y nos pidieron disculpas por el inconveniente y mal rato que nos habían hecho pasar.

Visitar al médico en el extranjero

Un tercer recuerdo que tengo es mi visita al hospital de Dundee.

Me vino una vaginitis producto de un romántico baño de tina que nos dimos con Bernardo y sus burbujas de shampoo, que resultaron ser dañinas para mi aparato reproductor 🙂 ajajajajja

Caminamos como 6 kilómetros para llegar al hospital, que era más una ciudad que centro médico y ahí nos recibieron con una ficha medica que debía llenar… 4 hojas de información que estaba feliz de llenar con el dolor que tenía.

A las 5 horas de espera, me llama el doctor y yo quería pasar con Beño, pues no hablo inglés a la perfección y lo necesitaba como traductor!!!! Pero no lo dejó pasar! Jajajajjaa… así que me explicó en inglés que existía una señorita por teléfono que nos ayudaría a comunicarnos.

Agarró el teléfono y comenzamos a hablar con una traductora, quien escuchaba lo que el doctor decía y me lo repetía en español y así al revés también! Todo un carnereo!!

Finalmente, la atención fue un 10! El doctor muy amoroso y los medicamentos venían incluidos.

Cuidar casas a cambio de alojamiento

En fin … Fue una muy bonita experiencia el cuidar la casa de Claire, quienes al llegar estaban muy agradecidos de todo y formamos un lazo que perdurará más allá de esa visita 🙂

Tuvimos suerte… Cuidamos una casa a cambio de alojamiento, pero una casa hermosa con una familia que nos hizo sentir en nuestra hogar.

Si tienen la posibilidad de hacerlo, no se arrepentirán! Es una oportunidad para viajar, conocer y ahorrar. Les dejamos info aquí por si se animan 🙂