Cuidar casa a cambio de alojamiento – Italia (TrustedHouseSitters)

Cuidar casa a cambio de alojamiento

Cuando aún estábamos separados, Beño ya viviendo su experiencia Working Holiday Suecia y yo en Chile, decidimos apostar por un desafío como cuidadores de casas y mascotas. De esa forma, ahorraríamos en alojamiento, pero además, pondríamos a prueba nuestra responsabilidad y nos conoceríamos en otro ámbito. Era un trabajo con alojamiento… Qué mejor? CUIDAR CASA A CAMBIO DE ALOJAMIENTO!

Alojamiento con mascotas?

Al comienzo, teníamos mucho temor, ya que no poseíamos experiencia y había que pagar una membresía en Trusted House Sitter, que no sabíamos si nos serviría de algo.

Cómo buscar casas a cambio de alojamiento?

Yo veía las publicaciones, fijándome en las imágenes (diseño de la casa, lugar, mascotas, todo superficial) y Beño, más tarde, se fijaba en el mapa y lo que solicitaban los dueños de casa.

Así fue como tuvimos las primeras entrevistas por skype y finalmente nos escogieron!

Dos casas: Dundee y Santa Lucía di Piave.

Más adelante les contaremos de nuestra primera casa (Dundee), ya que hoy sólo relataremos lo que estamos viviendo en Italia y que tiene relación con el post anterior de nuestra celebración de mes de pololeo.

Casa en Santa Lucía di Piave

La descripción de la casa señalaba que se encontraba en Santa Lucía di Piave, pueblo cercano a Conegliano, que se caracterizaba por ser la cuna del Prosecco. Mmmmmm… perfecto!

Laurie, la dueña de casa, tiene 6 gatos y forma parte de ENPA, que es la entidad protectora de animales en Italia. Es por ello, que su casa también es un lugar de acogida para gatos abandonados. Eso quería decir, que en cualquier momento, llegan nuevos integrantes para ser cuidados hasta que les encuentren dueño.

Algunos de sus gatos poseen enfermedades, por lo que cualquier cosa que pudiese pasar, debíamos tener comunicación inmediata con la veterinaria que la apoya, para poder salvarlos.

Sonaba un gran desafío, ya que si bien Beño ha tenido gatos de mascotas, yo nunca los tuve… de hecho les tenía un poco de miedo. Más allá de eso, sólo esperaba que la casa no estuviese hedionda a gato!

Llegada a nuestro alojamiento gratuito

Llegamos a la estación de trenes de Conegliano y Laurie nos fue a encontrar. Nos llevó de inmediato al Castillo del lugar y nos ofreció beber una copa de Prosecco ante una vista increíble. El lugar ya nos había enamorado a Bernardo y a mí.

 

Luego, en su casa, nos dimos cuenta de la buena decisión que habíamos tomado.

Cuidar casa a cambio de alojamiento
cuaderno con guia de instrucciones

 

Estaríamos un mes en este hogar, en medio de campos de choclo y cercano a muchos lugares hermosos de Italia que podríamos visitar. Nuestra pieza, ubicada al final de la gran casa, era inmensa y poseía todo lo que necesitáramos para estar cómodos. Ella, había preparado todo, incluyendo un cuaderno donde nos describía cada gato y nos daba algunas instrucciones del cuidado de la casa.

Conocimos así a estos 6 integrantes de la familia de Laurie:

Cuidar casa a cambio de alojamiento
Charlie, el más viejo. No maúlla, hace … ah ah miau! A Beño le encanta imitarlo. No come cuando hay personas o gatos a su alrededor, así que hay que hacer hazañas cuando viene a comer para que el resto no lo moleste. Viene a casa solo a comer.
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Francesca, es la dueña de la casa. Vieja y fans de los cariños! Le encanta que la cepillen (y cada vez que uno lo hace, le sale una cantidad de pelos increíble). No le gusta que la cojan en brazos y espera ansiosa cuando uno va al sillón para subirse y pedir cariño.
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Squeaky, nuestro favorito! Inteligente y hábil. Pide comida y la recibe con sus manos. Quiere jugar siempre 🙂
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Sabrina y Gigina, madre e hija. Se aman! Se les puede ver lamiéndose y jugando todo el día. Ambas son las expertas en comer la comida que otros no quieren.
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Penélope, nunca está! Es una dama! Saca la comida con la mano y se la echa a la boca. Muy seria.

Estaba impactada de ver gatos tan distintos a los cuales yo les temía… estos eran cariñosos, juguetones y sumisos. Cada uno con sus características que poco a poco fuimos descubriendo.

Así los fuimos queriendo y adaptando a ellos.

La casa es magnifica. Posee sótano gigante y balcones en todas partes! Limpia y olorosa! Acogedora, rodeada de verde y flores.

 

Curiosidades de Santa Lucía di Piave

Si tuviésemos que mencionar algo que nos sorprendió del lugar en el que está, es que hay dos supermercados solamente y su horario de atención es muy peculiar. Abren de lunes a sábado hasta las 19:30. Todo comercio en este lugar abre hasta esa hora… por lo que si se te olvido la cartulina para el colegio a las 10 de la noche… cagaste! Y los domingos… cerrado!!!!! así que el sábado debes asegurarte de comprar todo lo necesario para sobrevivir el domingo.

Pero tiene cosas buenas también, aparte de todo lo anterior mencionado! Un restaurante de comida italiana increíble! Económico! Por €9 tienes: primer plato (lasaña, spaguetti, etc.) y segundo plato (bistec con papas fritas o ensaladas, lasaña, spaguetti, etc.) Quedas satisfecho y comes productos de primera calidad.

Todo esto es lo que nos rodea… lo que nos gusta!

Complejidades de cuidar gatos

Hace un poco más de una semana llegaron de la veterinaria, 1 mamá y 6 gatitos… De un mes de edad, suponemos.

Ya no se alimentaban de Bianca (como la llamamos) y sólo 3 bebés eran de ella… los otros 3, estaban aun mas abandonados.

Tuvimos que recibirlos en la habitación para gatos de acogida que hay en la casa. Felices! Yo, emocionada con las gatos bebés y Beño feliz por mí, supongo!

Colocamos nombre a cada uno de ellos.

Cuidar casa a cambio de alojamiento
Cami
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Horacia
Beña
Beña
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Trululú y Luna
Cuidar casa a cambio de alojamiento
Malú

Todo iba relativamente bien… pero Bianca no los quería. Los rechazaba. Estaba muy estresada y cuando los gatitos la buscaban o chocaban con ella por error, ella los espantaba.

Al día siguiente, Cami, no quería comer y permanecía frente al agua, así como cuando uno está con mucho alcohol en el cuerpo y esta listo para vomitar frente al wc. La llevamos de urgencia a la veterinaria y luego nos enteramos de que murió.

Bianca continuaba mezquina con sus gatos y eso a nosotros también nos estresaba, así que solicitamos la vinieran a buscar, puesto que no era de necesaria para los gatitos que ya no se alimentaban de ella.

Nos quedaban solo 5 gatos en la habitación.

Todo bien… los alimentábamos y observábamos cada cierto rato.

Una noche del terror…

cami trululuEse día que salimos de paseo a celebrar nuestro mesario los dejamos bien … jugaban y se habían alimentado.

Pero al llegar, Trululú no quería comer… eran las 22 hrs. Y la veterinaria estaba cerrada. La persona de turno nos dijo que no podía recibirla, así que la aisláramos nosotros, en nuestra habitación, y la mantuviéramos en observación, sin comida ni agua. Así lo hicimos.

Trululú se caracterizaba por ser juguetón y a pesar de estar débil, se subía a nuestra cama y maullaba cuando lo dejábamos solo.

Luego, comenzaron los vómitos… toda la noche… Yo muy angustiada y Beño triste, porque sabía que estaba muy afectada por el gatito. Intentamos de todo para hidratarla y bajarle la fiebre (gracias a la ayuda de Anita). Ya eran las 5 am y no quería dormir, para poder cuidarlo y que no le pasara nada hasta que abriera la veterinaria las 08:30.

Beño pestañeaba y se dormía cada cierto rato… siempre preocupado de cómo estaba. Agua que le daba, agua que vomitaba.

Así que ya a las 5:30, vomitó nuevamente y yo lo dejé. Supuse en el suelo estaría mas fresco también y quizás le bajaba la fiebre. Finalmente, me dormí 🙁

Al despertar Bernardo, a eso de las 8:00 am… lo va a ver… y estaba muerto.

La única mascota que se me ha muerto ha sido un pez… pero esto era distinto. Estaba a nuestro cargo… no pudimos salvarlo!

Beño se preocupó de todo lo que seguía. Yo no podía entrar a la habitación y quería desinfectar todo a mi alrededor.

Al día siguiente me enfermé… fiebre y diarrea. Quizás fue por Trululú… quizás fue solo estrés o insolación… o la colitis del turista! Ya no sé, pero a Beño le toco muy pesado esos días.

Hace dos días, Malú y Horacia no quisieron comer en la mañana… al parecer los había atacado el virus también… dice Laurie que es un virus que mata a muchos gatitos que aun no tienen sus vacunas. Es devastador… en 24 horas están muertos.

Hoy…

Al día de hoy, tenemos a 3 en la veterinaria esperando recuperarse (Malú, Luna y Horacia). Y en la habitación sólo queda Beña 🙂 Ella resiste! Juega vuelta loca cada vez que la vamos a visitar a la pieza y se come toda su comida. Ronronea pero hasta por los codos! La salvamos! Estamos seguros de que la salvamos!