Visita al Castillo Rocadragón (Juego de Tronos)

Rocadragon juego de tronos

Luego de nuestro gran reencuentro en Madrid, pescamos nuestro cuerpo para irnos a Bilbao. Teníamos que hacer tiempo hasta el 20 de mayo antes de llegar a nuestro primer destino como cuidadores de casa. Oportunidad única para conocer una ciudad más de España y visitar Rocadragón Juego de Tronos, la casa de los Targaryen o también conocido como Castillo Rocadragón! Ahhhh! Y presenciar miles de árboles pintados en un bosque cerca de Bilbao

Madrid- Bilbao

La Cami me comentó que su mami tiene una amiga que vive allí y que podíamos ir a visitarla. Su madre la había conocido hace muchos años atrás por un chat en Internet. Dicha amiga es Maite, quien estaba encantada de recibirnos.

Ella cariñosamente nos fue a buscar al Aeropuerto de Bilbao después de su trabajo. Antes de viajar allí, nos dijo: “¡No os cenéis!”, y bueno nosotros comimos igual unas hamburguesas chiquititas en el aeropuerto de Madrid, teníamos un leve hambre!

Estuvo bueno eso si, ya que cuando llegamos a la casa de Maite, como ella estaba trabajando, debía llegar a cocinar… y adivinen que era? Tortilla de papas con choritos!! Exquisitaa!!! La Cami no es muy fan de la “sea food” igual le plantó y le gustó!

Ahhh y casi se me olvidaba, el sobrino de Maite estaba allí y ya tenía lista la tortilla de papas, que también estaba muy muy buenaaa :). Luego reposar un poquito, conversar, tomar un cafecito y al sobre mi amigo… al sobre que Maite cariñosamente nos cedió 😀

visita al castillo de juego de tronos…

Los fanáticos de la serie “Juego de Tronos” nos van a envidiar! Maite nos llevó al Castillo Rocadragón, que antes era San Juan de Gaztelugatxe. 

Se van a reír, ni la Cami ni yo éramos fanáticos de la serie. A la Cami es mejor preguntarle qué serie o qué peli NO HA VISTO, que CUÁL ha visto! Le encanta ver series y pelis.

La cosa es que nosotros no íbamos muy expectantes de la maula, hasta que llegamos y dijimos: “mamma mía!!!” como si nos hubiésemos estado preparando pa’ venir a Italia.

Fuimos allí en auto, pero lamentablemente, había que dejarlo en un lugar antes y caminar como 5 kilómetros. Y adivinen? ¿Les digo adivinen de nuevo? jajjajaj! Se larga a llover, pero con cuática!! Llovía más que videoclip de Maná! Ambos íbamos preparados con una casaca para el agua, pero para abajo, na ni ná mi amigo… la Cami con jeans y yo con unos pantalones térmicos! Quedamos preciosos!! Mojaos hasta las orejas! Mis pantalones se secaron rápido, pero los de la Cami jejeje na ni ná, andaba con jeans jjajaja!.

Llegamos a destino y se para la lluvia, muy monono dijimos nosotros. Mejor hubiésemos salido 20 minutos después de la casa. Pero eran puras maulas no más. Quedamos impresionados con la vista, con el camino hacia llegar al castillo, el mar, el propio castillo, etc.

Subir y subir!

Eran varios escalones, creo que 200 y algo, no los conté, pero decía por ahí… Mira que los iba a estar contando 😛

Al llegar arriba, había que ir a tocar la campana tres veces. Fue lo primero y el primero en ir a tocar la campana. La Cami, no estaba ni ahí, llegó cansá y mojá! “le importaba mucho ir a tocar la campana” (voz sarcástica). Sin embargo, era que descansara un poco y se diera unos minutos pa’ empezar a disfrutar de la vista e ir a tocar la campana.

A continuación les dejo un vídeo de la caminata y la tocá de campana por supuesto. Como no unas fotos que inmortalizaron tan hermoso paseo. Que disfruten las fotos y el vídeo 🙂

Bonus Track!

Como bonus track, les cuento que de ahí partimos en busca del bosque pintado, así tal cual! Cerca del Castillo Rocadragón nos encontraríamos con muchos árboles pintados!

Camino allá, nos encontramos con paisajes y casas muy lindas y del agrado de nosotros. De hecho con la Cami tuvimos una pequeña reflexión en ese momento. Pensamos que quizás sería la raja vivir en el campo con esa tranquilidad y calidad de vida. Así pasamos la mayor parte del tiempo en ese entorno cultivando nosotros mismos nuestros alimentos, y cuando queramos un poco de ciudad, pescamos nuestros cuerpos un fin de semana y visitamos la urbe. Habría que probar no más y decidir 🙂