Meninas en Madrid

meninas madrid bocasdepato

El primer día que salimos a recorrer Madrid, inmediatamente mis ojos se fueron a una escultura que se encontraba en medio del parque que teníamos cerca de casa. Sí! Eran las meninas de Velázquez! Podríamos disfrutar del arte en Madrid 2018

Al comienzo, solo ví una niña con vestido de campana (muy parecida a mí con el vestido azul) que tenía un diseño particular. Quise sacarme una foto y muy emocionada la veía de vez en cuando. Me encantaba! Leí su nombre, pero no entendía mucho por qué estaba ahí o qué representaba.

Seguimos caminando, ya que nuestro objetivo era llegar a La Puerta del Sol… de pronto, mi mirada se enfocó en otra niña, igual a la que había observado en ese parque, pero esta vez con otro vestido!

No podía creerlo! “Amor, amor, sácame una foto! Por favor! Mira que linda es!”

Estás fueron las primeras meninas que me llenaban de emoción…

Yo transmitía a Beño mi emoción por estas criaturas que aparecían donde menos lo esperaba y me cautivaban con, al parecer, sus distintos diseños de vestidos.

Contexto de la exposición callejera…

Como una buena profesora, decidí investigar un poco… y descubrí, en internet, que su nombre era “Menina”. Un proyecto de Acotex, había pedido a un artista venezolano, llamado Antonio Azzato, que creara meninas en fibra de vidrio, inmensas esculturas de 1.80 metros de alto y 30 kilos, para convertir la ciudad en un verdadero e increíble museo callejero. Un verdadero museo gratis en Madrid!

Ellas, aparecían en cualquier rincón de la ciudad, con distintos diseños de diversos artistas quienes habían querido participar vistiendo a las meninas con la temática ¿Qué es Madrid para ti? Estos artistas le colocaban nombre y las vestían con diseños creativos y personales.

Yo, en éxtasis! Las quería todas! Deseaba una fotografía con cada una de ellas… y eran 80!

Recorrido por el arte urbano de Madrid

Así fue como Bernardo se contagiaba con el síndrome “Menina” y cuando veía una antes que yo, me observaba y decía “Hay una por aquí!!!!! Búscala, búscala! Yo ya la vi!” Ahí partía yo, vuelta loca, con esos ojos de niña curiosa que solo quiere encontrar la sorpresa! La encontraba y … foto!

Caminata

 

Al final, caminábamos mucho, sólo para encontrar más meninas… y de pasada, conocíamos calles alternativas y lugares a los que nunca hubiésemos llegado quizás.

 

 

Un día, saliendo recién del depto a recorrer y quedándonos pocos días para partir de España, pregunté ingenuamente a Beño, sí existirá una página o mapa de meninas y así capturar la mayor cantidad de fotos con ellas (obsesionada totalmente con la lesera!)

Mi amor… siempre queriendo consentirme, me miró sonriendo después de unos cuántos minutos en el celular y me mostró el mapa del tesoro! Teníamos en un mapa todas las meninas, sólo debíamos mirar las marcas rojas y seguirlas.

Mapa meninas

Ahí explotó la locura! Veía una menina a lo lejos y gritaba “Mi amooooor, mira! Ahí hay otra! Vamos!!!” y Beño sonreía, como mirando a su hija que encuentra un dulce… y partía a sacarme una foto al lado de ella. Yo sentía que habíamos visto muchas, pero no cabe duda que nos deben haber faltado hartas!

Nosotros les pusimos nombres a las que íbamos encontrando… Logramos 35!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta Bernardo se sacó una foto con una de ellas… sólo porque era informática, así como él!

Menina Velázquez

Anécdota en Madrid…

Un chascarro… llegamos a una plaza muy pequeñita y de pronto… dos meninas juntas!

Pero había un problema… dos humanos desubicados estaban sentados a los pies de una de ellas, bebiendo y conversando (quizás hasta conquistándose) y no me permitían sacar la fotografía que deseaba! Así que fui… sin pensarlo. Esa Camila que no le gusta molestar o incomodar al resto, esta vez estaba cegada por las esculturas y muy amorosamente, les solicité salieran de ahí para sacarme una foto. No podía perdérmela!

Mi deseo!

Durante esas conversaciones nocturnas que tenemos, le comenté a mi Boca de pato que deseaba hubiesen meninas en todas las ciudades que visitáramos… jajajajajaja. Era una iniciativa muy creativa y que atraía mucho para visitar y recorrer un lugar, donde no sabías nunca qué diseño tendría la menina que encontrabas.

Cópienla! Funciona! Señores alcaldes o como se llamen en otros países… háganlo! Y den premios a aquellos curiosos y obsesionados que se fotografíen con esos objetos que situaron en las calles de la ciudad, como para que sea aún más entretenido!

Con Beño decidimos que si algún día tenemos una ciudad, lo haremos!

** La exposición callejera de las Meninas de Velázquez sólo estará en Madrid hasta julio, luego, las subastarán para obtener dinero y donarlo a entidades que lo necesiten. Otras meninas, en blanco, viajarán por distintos países… así que ojo! Quizás puedan vivir esa emoción al igual que yo! Y sacarme pica! Jajajajaja.

f16ebb09-e17d-4ebf-868f-12a82d745913

 

 

Participa ahora tú! A ver si te contagias con mi locura y le inventas un nombre a esta menina! Te invito a escribirlo en un comentario al final del post 🙂