Antes de verte…

Reencuentro en aeropuerto de Madrid bocasdepato

Hasta en el último minuto se presentaban trámites por hacer… exámenes, despedidas, compras, etc. Todo esto hacía que no me pusiera nerviosa, porque no pensaba aún en la magnitud de lo que iba a hacer mi experiencia Working Holiday Suecia. Fue mejor… de alguna forma no descansé hasta llegar a los brazos de Bernardo… hasta llegar a nuestro encuentro amoroso!

Teníamos todo listo, había impreso los documentos más importantes, en caso de que me los pidieran en el aeropuerto al llegar a Madrid.

Por qué Madrid?

Era el pasaje más barato que encontramos… además, debíamos comprar ida y vuelta, en caso de que me lo pidieran en policía. Recordemos que viajaba sin visa definitiva aún, sólo con la de turista.

Tomamos todas las precauciones: Pasajes impresos, seguro de viaje (solo para el tiempo del pasaje), hospedaje, todo! Llegaba a un aeropuerto de habla español, por lo que no iba a tener problemas. Pero Camila, seguía nerviosa… y si …? y si… ? A veces (casi siempre), suelo pensar lo peor de toda situación, pero no es de negativa (jajajajaja) sino, sólo para estar preparada en caso de emergencia.

Beño me había dicho que él estaría atento y me esperaría afuera de la puerta… saldría y lo vería inmediatamente. Sólo debía no perderme en ese lugar gigante y activar el wifi para poder comunicarnos en caso de cualquier cosa. Fácil… simple! Yo podía!

La noche anterior…

La noche anterior, una vez que ya me había despedido de todo ser querido, intenté hacer la maleta.

Beño me había dicho , con sus ojos bien abiertos: “Trae poca ropa, Camila. Lo suficiente y necesario”. ¡Qué caos! Escoger ropa … ropa que usaría todos los días con el hombre que me gustaba y quería seguir conquistando. Claro! No se conquista con la ropa, sino con los sentimientos. Pero uno debe sentirse linda igual! ¡Qué difícil!

Debía meter ropa que él me había dicho en algún momento que le gustaba, pero también la ropa que a mi me gustaba y la ropa cómoda… y… y… uf! No alcanzaba todo! Y yo sentía que no llevaba nada! Con la ayuda de mi mami, que es muy práctica en esos casos, pude cerrar esa maleta! Maldita maleta!

En el aeropuerto!

Comenzaban los nervios… de a poco se iban apoderando de los latidos de mi corazón. Ansiedad también!

Mis padres y Aly (pareja de mi papi) me llevaron al aeropuerto. Recuerdo a mi mami silenciosa… cero chiste, cero miradas a los ojos… estaba nerviosa, quería llorar, no lo sé. Eso me ponía nerviosa. Mi papá, todo lo contrario! Chistoso… hablaba de cualquier cosa. Aly… ella siempre igual… con sus preguntas curiosas… su buena vibra!

Yo… sentimientos encontrados. Deseaba irme pronto! Lo más pronto posible, pero me daba pena dejar a mis papás. Era similar a la pena que sentía cuando me iba el finde con mi papá y tenía que dejar a mi mamá, o al revés. Esa pena de niña…

La maleta había pasado! 22,4 kilos. Casi, casi pasada! Listo! Maleta ok!

Mi papá insistía en que comiera algo… quizás no sabía que cuando estoy nerviosa, no puedo comer.

Mi mamá de a poco se relajaba más. Ya empezaban los chistes entre ellos, de que tenían comprado pasajes también… se irían conmigo! Y bla bla bla. Unos cigarros, conversaciones… y ya había que partir.

Algo chistoso?

En algún momento pensé que amistades o familiares me irían a despedir de sorpresa… jajajajjajaja, no fue nadie! Pero luego entendí que fue lo mejor… disfrutar a los papis y Aly como último momento… era lo mejor que me podía haber pasado.

Fila para Policía Internacional y mi corazón latía… Por qué? De lesa no más po! Si estaba todo bien.

Primera vez que ocuparía mi pasaporte!!!! a lo lejos Vicky y Manuel lloraban un poquito… y Aly, también! Yo… no lloré! No podía llorar! Por dentro, ya saben como estaba!

Listo… estaba adentro! Por fin! Inmediatamente fui en la búsqueda de un regalito… Pisco! Ya saben cuánto nos gusta el pisco y el  tour que habíamos hecho en el verano!

Una vez ya comprado el regalo, estaba lista para esperar el avión. Sopeada! Como que el nerviosismo te hace sudar! Roja! Mal!

En el avión…

Sentada en el avión, ya era feliz! Una foto a la suegra (Laly), otra a los papis y una última para la amiga que me hablaba emocionada (Cami). Ahhhhh! Casi olvidaba! El llamado de Paula mientras hacía la fila… Ahí casi lloro… Siempre me emociona esa mujer con sus palabras tan precisas.

Encuentro amoroso

Qué película vería? Mmmm … habían hartas… ya, esta primero! Acomodarse en el asiento… No me pueden dar muchas ganas de hacer pipí, porque quise irme en la ventana… un vuelo de 12,5 horas y yo… en la ventana! Aprovecharía cuando a las personas de mi lado le dieran ganas y partiría.

Primera hora, bien. Segunda hora quizás me dormí un poquito. Otra película… Mirar por la ventana… nadaaaa! Si estaba oscuro! Tercera y cuarta hora ya iba un poquito desesperada. Nunca se paraban a hacer pipí estas personas! Mis piernas comenzaban a incomodarse, sentía esas cosquillas en las piernas que me alteraban … quería estirarlas! Tenía muy poco espacio! Claustrofobia! Y me quedaban como 8 horas aún! Qué horror!

Jamás pensé sería tan terrible el viaje. Dormí… pero muy poco! Hice pipí como dos veces (las veces que las personas fueron) e intenté pasearme por el avión. Mis piernas necesitaban movimiento.

Llegada a Madrid

Llegué! Ahora de nuevo el nerviosismo! Mi mamá me había dicho que los policías de España eran pesados. Uf! Por qué?! Por qué no puede ser más fácil? Si no soy mala… no quiero hacer nada malo en su país, caballero.

Ya… lo bueno fue que pude encontrar mi maleta rápido. No me perdí! Mientras caminaba a la fila para pasar por la policía, iba buscando wifi! Podía ingresar… pero debía entrar con Facebook… y no me acordaba de la contraseña! Ahhhh ya! Me aburrí. Si Bernardo me tiene que esperar hasta que salga no mas… no importa si no tengo Internet. Ya… Tranquilidad.

Ya… haré la fila por acá, este caballero tiene cara de simpático. Mmmm… no tengo que poner cara de sospechosa. Ya … pucha que difícil esto! Uno debería viajar libre por todos los países.

Una vez más comprobaba que tenía mucha suerte… Me hizo preguntas, pero nada terrible. Ya había pasado! Por fin! Ahora quería encontrar a Beño! Ahora podía pensar en él… jajajajajja.

El encuentro amoroso!

Mis ojos llenos de emoción… salgo… y ahí estaba! Con su cara de nervioso y feliz. Abrió sus brazos y escuchábamos solo nuestras respiraciones. Nuestros corazones también estaban emocionados. Saltaban y saltaban.

Ya no había de qué preocuparse. Lo que pudiese pasar, juntos lo resolveríamos.

Comenzaba la aventura… firma pagina